PREPARACIONISMO La despensa del fin del mundo: qué alimentos escoger

Contramedidas

Algo no encaja
Este post de Directo al paladar igual os conviene leerlo.

La despensa del fin del mundo: qué alimentos escoger (y cómo conservarlos) si estalla el apocalipsis​


La primera idea que todos tenemos si nos plantean la necesidad de conservar comida el máximo tiempo posible es almacenar todo tipo de latas.

Este método de conservación se desarrolló tras una petición expresa del Gobierno francés que, durante las Guerras Napoleónicas, ofreció 12.000 francos a cualquier inventor que ideara un método barato y efectivo para conservar grandes cantidades de alimentos. El ganador del concurso fue el bodeguero Nicolas Appert, que descubrió cómo evitar la acción de los microbios sobre la comida 50 años antes de que Louis Pasteur (otro francés) descubriera su papel en todo esto.

Las latas, bastante más sofisticadas hoy que las inventadas por Appert –aunque en esencia tengan el mismo funcionamiento–, son una buena opción para conservar alimentos durante mucho tiempo. Como explica a Directo al Paladar la farmacéutica Gemma del Caño, experta en seguridad alimentaria, gracias al método de esterilización las latas aguantan muchísimo tiempo. “De hecho”, apunta, “hay alguna lata por ahí de la Segunda Guerra Mundial que estaba tiesa, pero con una microbiología que la haría apta para el consumo, si alguien tuviera el valor de hacerlo”.


Si optamos por las latas, lo mejor sería elegir alimentos altamente procesados, que concentran la mayor cantidad de nutrientes y calorías –justo lo contrario de lo que haríamos si quisiéramos mantener la línea a raya, algo que nos iba a importar bien poco en una situación postapocalíptica–.

Como apunta la consultora en seguridad alimentaria Beatriz Robles, los alimentos ultraprocesados cumplen las premisas de larga conservación sin frío (no podemos contar con neveras en el fin del mundo) y un envasado cómodo, manejable y geométricamente perfecto (cuadrado o rectangular son los que nos permiten apilar más), así como un alto contenido en nutrientes y energía.


Las ventajas de los alimentos liofilizados​

Un búnker gigante repleto de latas parece una buena herramienta para sobrevivir al apocalipsis, pero necesitaríamos mucho más espacio que el que requiere almacenar otro tipo de conservas, como son los alimentos liofilizados.

“Las latas ocupan mucho espacio de almacenamiento y ya que nos ponemos a pretender vivir, tendríamos que hacerlo el mayor tiempo posible y el espacio es importante”, explica Del Caño. Deberíamos poder almacenar la mayor cantidad de comida posible. ¿Qué hacemos con residuos de ese tamaño? Se me ocurre que el agua no sobrará así que podríamos utilizarlo para recoger agua. Eso guay. Pero en épocas apocalípticas me imagino a la gente muy estresada y las latas pueden servir como arma, así que eso no me gusta mucho. Total, con estas cosas creo que tiraría por la comida liofilizada”.



 

Red pill

Converso en la religión del pensamiento crítico
Ya te digo yo que ser prepper requiere mucho esfuerzo y dedicacion, a ver quien compra maquinas de deshidratas o deshidrata ahora mismo al sol los tomates y las frutas.
 

Desinfoxicador

Conocedor de algo que nadie sabe
Latas de atún y garbanzos, por ejemplo, que tardan 5 años en caducar y si podeis os comprais una maquina para deshidratar y sobre todo una ballesta para proteger vuestra casa.
 
Arriba Pie